No nos asustemos. Para mi, la espiritualidad es una filosofía de vida, es un conjunto de valores que todos los humanos deberíamos de seguir y que posiblemente sean muy parecidos a los establecidos por las Naciones Unidas aunque algunos sobran, y algunos faltarían. La espiritualidad es tener una conexión completa entre cuerpo, mente y alma y saber de la existencia de algo más aparte de sólo un cuerpo físico. Gracias a la espiritualidad se hacen trabajos de desarrollo personal para curar heridas, eliminar traumas, conocernos a nosotros mismos, encontrar nuestra misión de vida, controlar nuestras emociones, y ver más allá de la simple carrera de la rata: Nacemos, crecemos, estudiamos, nos casamos, trabajamos, tenemos hijos, nos jubilamos y nos morimos. Somos algo más que todo eso. El mundo no debería estar movido por el dinero y deberíamos ver más allá de los cuatro problemas que nos afectan diariamente y que posiblemente, no sean los suficientemente importantes como para deprimirnos como lo hacen.

La espiritualidad te hace vivir en coherencia con tus valores, y te lleva a un estado de felicidad continua, ya que la felicidad no es un fin, es un estado que nosotros mismos elegimos tener, aunque mucha gente se pase la vida buscándola.

Pienso que falta espiritualidad en este mundo, pienso que nos faltan muchos valores a las personas, y pienso que las personas están dormidas y tienen miedo a despertarse algún día, y verlo todo diferente a como están acostumbradas a hacerlo. Si todos tuviéramos nuestra parte espiritual desarrollada no existiría el estrés en el trabajo, ni la competición insana, ni la maldad, ni la ansiedad, ni la depresión, ni el suicidio, ni las agresiones, ni las ambiciones extremas, ni las ansias de poder ni muchísimas cosas que aquí, no vamos a exponer. Mi empresa ideal seria una empresa formada por personas espirituales, donde la gente es feliz haciendo lo que hace, desde el limpiador de cristales, hasta el directivo general. Y por lo tanto, se es feliz trabajando en ella, con coherencia entre la vida social, familiar, profesional y personal. Pocas empresas existirán como mi empresa ideal, pero por lo que veo, el mundo ya se está moviendo hacia ésa dirección, tanto por el cambio en la política, como el cambio en la mentalidad de las personas, como el cambio que muy pronto habrá en la educación.

Cada uno tiene que aportar su granito de arena a este cambio, un cambio que es totalmente diferente a lo que hasta hoy estamos acostumbrados a ver, y que si lo conseguimos (que yo creo que si) nos beneficiará a todos de una manera que ni nos imaginamos.

Anuncios