Hoy te escribo a ti, y sólo a ti.

Hace tiempo que te lo tendria que haber dicho pero supongo que si escribo hoy, es porque justo en este momento es cuando estoy preparada. Quería decirte que perdón, lo siento, gracias y te amo.

Perdón por no escucharte, perdón por no tenerte en cuenta todo este tiempo e ignorarte, pero es que no queria hacerte daño, ya que ya estabas suficientemente dolido. Perdón por no tenerte en cuenta en las decisiones más importantes de mi vida. Perdón por no cuidarte y no darte cariño. Lo siento por olvidarte, por cargarte de penas, por llenarte de heridas sin sanar as cicatrices de las viejas. Lo siento por no pedirte consejo cuando deberia haberlo hecho. Lo siento por no estar ahi cuando me gritabas a los cuatro vientos lo que te dolia lo que estaba haciendo. Lo siento por no amarte, por no darme cuenta de lo mucho que vales y por no valorar y reconocer tu fuerza y poder. Lo siento por infravalorate y no dejarte actuar.

delicadeza (1)

Lo siento por hacer oidos sordos a tus quejas, a tus avisos y consejos. Lo siento por no dejarte ser tu y coger las riendas de mi vida. Gracias por ser paciente, gracias por esperar y comprender mi momento. Gracias por darme tiempo para comprender y asimilar y por estar ahi para ayudarme. Gracias por reciclar cicatrices cuando se iban acumulando sin que yo te lo pidiera. Gracias por tu vida.

Gracias por latir y recordarme que aun así, tú estabas ahí. Gracias por sentir en el fondo, todo lo que pensaba y por filtrar emociones que ni yo siquiera sabia que existían. Gracias por manetenerme de pie, aun cuando te reprimía. Gracias por soportar que mi cabeza te controlara y protegiera aun en contra de tu voluntad. Gracias por hoy, ayer y todos estos dias. Gracias por sanarte. Gracias por permitirme sentirte y tener la paciencia de mostrarme todo lo que tienes por enseñarme. Gracias por no irte aun cuando tenías motivos para hacerlo.

Queria pedirte, que me hables, que me digas, que me aconsejes, que me guies. Que hoy soy toda para ti. Acompáñame por el camino del amor. Acompáñame a sentir, a experimentar desde el corazón, a hacer eso que tu siempre has querido hacer conmigo. Ya te dejo, ya estoy preparada para sentirte, ahora mandas tú y te prometo que te voy a escuchar. Por que ahora tú eres mi rey. Ahora tu diriges mi reinado y te quiero como tu eres, tal cual actues, tal cual me digas, te seguiré. Por que se que contigo nunca estaré sola, porque sé que contigo todo lo haré de corazón, y eso, siempre estará bien hecho. Ahora si, ahora eres libre, sano y precioso.

 

Te quiero, mi corazón.

Anuncios