No sé cómo explicártelo. Tampoco sé si me atrevería a hacerlo, pero es que me pones nerviosa. Pero no de esos nervios que te enfadan, si no de esos que te desubican, que te pierden. Y es que cuando vienes yo me pierdo. Y mira que te busco, y te espero, pero llegas y no me encuentro. Me recordaste que es eso que a mi me gustaba, me lo volviste a mostrar, y me acordé, y no se si me gustó. Porque me descolocaste, y hacía tiempo que no se me escurria el tiempo entre los  dedos, así, como quien no quiere la cosa, porque tú estas ahí. Y no quiero que pase el tiempo.

Cual niña esperando navidad diría yo, y hay que joderse, con lo bien que estaba yo sin tus miradas. Pero respiras hondo, y yo lo noto. Y me miras, y se me cogelan las piernas, pero te pido que no dejes de mirarme. Todo me sale mal cuando te acercas, y no es tu culpa, son mis hormonas, que se han despertado y hacia tiempo que no corrían tanto.

Pero no dejes de mirarme. Desubicame, haz que me pierda.. que tranquilo, ya tendré tiempo para parar y y ponerme a pensar donde me encuentro.

No es tu culpa, soy yo, que hacia tiempo que no sonreía y pues ya ves, me gustó eso de sonreir. Al verte.

Anuncios