Te conocí queriendo, y te empecé a querer conociendo las consecuencias. 

[…]
Miras sin querer mis defectos queriéndolos subrayar y se te escapa la media sonrisa mostrándome su valía. Siempre te esperas a que entre primero, y me haces dudar de tu caballerosidad cuando te atreves a adelantarme para demostrarme que lo bueno se merece. Dices no por educación pero te fuerzas a querer, por mi. Siempre te quitas los zapatos cuando entras aunque no te lo pidamos, te gusta ser educado. Te enfada que escuche ése cantante, porque demuestro la ignorancia de tu gran pasión. Pero sabes que lo hago para ver como tus labios tiemblan de rabia mientras tus ojos me pillan, y saben que miento. No sueles ser puntual, pero a tiempo estás cuando de tu visita nocturna se trata, ahí, no hay americano ni español que valga. Fumas rápido, menos los divertidos, pero disfrutas cada segundo de calada como si del último se tratara. Eres sincero, y te cuesta mentir por tonterías. Tus piernas arden cuando tienes frío, pero más queman cuando me ves y no te aguantas las ganas de decirme lo bonita que me veo hoy. Soplas cuando duermes y me agarras tan fuerte que te quedas todo el cojín, quedándome la única opción de utilizar tu brazo desarmado y torcido como punto de apoyo.

Pero no me importa.

 Besas sin cesar, rozas sin querer y te apasionan los abrazos, eres consciente de la energía que transmiten. Te sueles callar los gritos, nunca alzas la voz, sólo cuando falseas tener autoridad sobre mi, con la buena razón y consecuencia de volverme loca. 

Te cuesta dejarme ir por las mañanas y te muerdes las uñas con la consciencia de su inutilidad. Dices no saber nada, en cambio no dejas ni una sin responder. No te gustas. O eso dices. No te quieres, y te creo. 

“Te descubrí con una simple proposición de historia, y conseguiré mostrarte al mundo con un simple espejo en mano.”

Regalo mío, te explicaron lo que es la vida pero se olvidaron de decirte lo importante que eres en ella. Te lo repetiré y te lo haré ver hasta el día en que te des cuenta de que estamos en la misma estrella. 


– No me importa, se que tarde o temprano llegarás a confiar en mi.

..Dijiste.

Fotografía 1: Sarah Bahbah

Fotografía 2: pijamasurf

Anuncios